imagen destacada del santuario solar prehistórico

Oliete y el santuario solar prehistórico

En el pueblo de Oliete, en la provincia de Teruel, hemos convertido la bienvenida a la primavera y el otoño en una tradición que podría gozar de más de 4.000 años de historia: el santuario solar prehistórico. ¿Cómo puede ser esto posible?

Hace relativamente pocos años se descubrieron una serie de cavidades en la roca que los rayos del sol atraviesan cuando amanece durante los meses de Marzo y Septiembre, marcando así el cambio de estación.

Se situan en la comarca de Andorra-Sierra de Arcos, en la provincia de Teruel de la región de Aragón (España). Se encuentran dentro del entorno natural del Parque Cultural del Río Martín (declarado en 1998 Patrimonio Mundial dentro del conjunto de Arte Rupestre del Arco mediterráneo de la Península) y perteneciente a la Red Natura 2000.

El frontón de la Tía Chula, un santuario solar con pinturas rupestres

Este santuario era usado en la prehistoria por mujeres y hombres para realizar cultos y rituales de diferente índole ligados todos ellos al ciclo solar y por tanto a la actividad agrícola.

Descubre uno de los santuarios solares prehistóricos más antiguos del planeta. Clic para tuitear

José Royo Lasarte, director del Parque Cultural del Río Martín, fue quien descubrió esas pinturas el 9 de octubre de 1994, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Descubrió que estas cavidades no eran fruto del paso del tiempo sino que se habían realizado de manera premeditada a modo de santuario.

Reproducciones de las pinturas pueden verse en el Centro de Interpretación del Arte Rupestre de Ariño, sede del Parque Cultural del Río Martín.

Los solsticios y equinoccios en el santuario solar

Solsticio viene del latín “sol-sticius” ó “sol inmóvil”, debido a que, en las fechas en que se produce, el sol sale por el mismo punto durante una semana aproximadamente (es decir, el sol “no se mueve” en su salida)

Equinoccio viene del latín “aequi-noctium”, es decir, noches iguales o, por extensión, ‘noches iguales a los días’. Pero también se puede afirmar que el “aequinoctium” recibe este nombre porque las noches son iguales en todo el planeta en las fechas indicadas, a diferencia del resto del año.

El Frontón de la Tía Chula señala el solsticio de verano en la puesta del sol (hacia las 20,15 h de la tarde) y los equinoccios de primavera y otoño en la salida del sol (entre las 9,15 y 9,30 h de la mañana, según los días). No existe ningún indicativo del solsticio de invierno.

Tenemos un calendario solar de 6 meses cada año, parece confirmarse que el fenómeno se produce únicamente entre equinoccios. Es decir, que surge cada año hacia el 21 de marzo (tan sólo en unos pocos días inmediatamente anteriores los rayos del sol atraviesan muy débilmente y muy angulados la “puerta del sol”) y que a partir del 23 de septiembre desaparece (en correspondencia al equinoccio de primavera, tan sólo los días inmediatamente posteriores los rayos del sol atraviesan muy débilmente y muy angulados la “puerta del sol”, para no repetirse el fenómeno hasta el año siguiente).


Ven a conocer tu olivo y aprovecha para ver algo tan singular como el paso del sol por uno de los santuarios solares prehistóricos más antiguos del planeta.

Avísanos con antelación para coordinarnos con el personal que está trabajando en el campo escribenos en: [email protected] ¡Os esperamos!
______________
Silvia Ecua
Colaboradora de Apadrinaunolivo.org

One Comment

Deja un comentario

Bitnami