¿Por qué trabajamos por la repoblación de la «España Vaciada»?

Las cifras de las gráficas son demoledoras pero nosotros somos positivos y trasladamos un mensaje de esperanza. Sí se puede.

¡Viva la España Rural!

 

Porque, para empezar, para nosotros no es una España vacía. Esta España de los pueblos, tan inmensa y variada, tan rica en sabores, en tierras, en cultivos y en gentes que se asientan y cuidan de su entorno, el natural y el personal, está muy viva. Esa es la España en la que creemos. 

 

 

Si os fijáis en este gráfico de Oliete la tendencia es clara. Los pueblos tienen un porcentaje mucho mayor de personas por encima de los 65 años que son los que están ahora mismo aguantando y fijando la población y con ello los servicios en las áreas rurales. 

Pero la realidad es que el futuro de nuestros lugares está en mano de nuevas generaciones, nuevas familias que encuentren oportunidades para quedarse. Y las oportunidades son trabajo pero también son servicios, son un colegio al que llevar a los niños, un ambulatorio abierto, un cajero donde sacar dinero, una tienda de ultramarinos donde comprar la comida o incluso un bar en el que poder recrearse y dar rienda suelta a la vida social.

Trabajamos por y para estas cifras que son alarmantes y nos preocupan pero no nos bloquean. Tenemos el optimismo del que sabe que está trabajando para lograr una meta. Porque desde Apadrinaunolivo.org recuperamos miles de árboles abandonados para devolver una forma de vivir al pueblo y a los alrededores. Sin una economía sostenible y con previsiones de medio y largo plazo es imposible generar el desarrollo económico necesario para atraer a personas al pueblo.

Por eso creamos la almazara y empezamos a vender aceite. Por eso impulsamos la conservera en desuso y empezamos a cultivar verdura en la huerta de Alacón. 

Nuestro objetivo es crear empleo de calidad con unas condiciones laborales óptimas que sean el impulso de nuestros pueblos y que lleven al siguiente paso. A través de una red de padrinos y madrinas creamos también un plan de visitas al pueblo y a sus alrededores, visitas que han llegado a ser 3.000 al año y que han permitido la reactivación de los bares y de las casas rurales. Porque sin negocio no hay sustento.

La perspectiva sigue sin ser halagüeña, no nos podemos engañar, pero precisamente por eso empieza un año en el que vamos a redoblar los esfuerzos y conseguir realizar más contrataciones mientras, como siempre, apoyamos a la instituciones públicas y participamos de toda la ayuda que necesiten los ayuntamientos para que los pueblos vivan. 

Y es que, ¿quién no tiene un pueblo, más o menos cerca, donde guarda buenos recuerdos, vivencias y anécdotas? Estos lugares los necesitamos, vertebran la España que queremos y nos proporcionan alimentos saludables y cientos de recursos naturales que en la ciudad no tenemos.

Nuestro compromiso es firme, en 2022 seguiremos trabajando duro para un futuro para nuestros pueblos.

Aquí os dejamos la felicitación navideña de la Diputación de Teruel que tanto nos ha emocionado: https://www.youtube.com/watch?v=yL1c5SQsESM

Deja una respuesta

Bitnami