Apadrina un Olivo envía un pedazo de pueblo a todas las instituciones públicas

Apadrina un Olivo ha regalado el aceite resultante de la recuperación de sus olivos a su majestad el Rey Felipe VI, al presidente del Gobierno y al presidente de Aragón, entre otros, como parte de su campaña de Navidad con la que pretenden visibilizar la lucha por la repoblación de la España Vacía.

En un año atípico, Apadrina un Olivo propone un regalo original y solidario: un olivo centenario. Con este regalo, que es posible gracias al apadrinamiento, se colabora en la recuperación de cien mil olivos centenarios de Oliete (Teruel) y de paso, regalas un pedazo de pueblo, un pedazo de Teruel.

Es por eso que la asociación aragonesa ha querido dar ejemplo y hacer llegar su iniciativa a las instituciones españolas mediante un obsequio: el aceite que resulta del trabajo que diariamente llevan a cabo en Oliete y en su comarca. El aceite ha sido entregado al Rey, al presidente del Gobierno, a las presidentas del Congreso y del Senado, a la vicepresidenta IV del Gobierno de España y del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, al Secretario General del Reto Demográfico, al diputado de Tomás Guitarte de Teruel Existe, al presidente de la Diputación de Teruel y al Defensor del Pueblo.

Un año especial

Este año, más que nunca, se ha hablado de lo intangible, se ha valorado lo cotidiano, se ha vuelto a tradiciones tan de siempre como cocinar, y se ha echado de menos un lugar al que escapar. Un lugar ubicado, posiblemente, en esa España vacía que ahora se vuelve un tesoro para muchos. En ella puso los ojos Apadrina un Olivo, concretamente en la de Oliete, un pueblo de Teruel, donde veían cómo el éxodo rural dejaba cien mil olivos centenarios en el olvido. Se les ocurrió que esa España vacía estaba llena de oportunidades: para ellos, las de crear una iniciativa sostenible de recuperación del olivar con ayuda de todos.

Apadrinaunolivo.org funciona desde hace ya seis años y con esta iniciativa de emprendimiento rural han demostrado que es posible generar desarrollo rural poniendo en valor los recursos endógenos de forma sostenible generando empleo, dinamismo, protección medio ambiental y oportunidades en el medio rural para asegurar el futuro de nuestros pueblos.

Esta Navidad, Apadrina un Olivo te invita a regalar el apadrinamiento de un olivo centenario y, con él, un pedazo de pueblo, un pedazo de Oliete. El sistema es muy sencillo: por 50€ al año, puedes convertir en padrino o madrina de su propio olivo a quien tú quieras. Y además, se desgrava el 80% del donativo en el IRPF al ser asociación de utilidad pública. Podrá ponerle nombre, ir a visitarlo con el agricultor que lo cuida y recibir dos litros anuales de su Aceite de Oliva Virgen Extra. Un Aceite Virgen Extra y un Virgen Extra Responsable, como lo llaman ellos, por cumplir las 4S (Sostenible, Social, Solidario y Saludable) que se ha llevado el Premio Mejor Aceite del Bajo Aragón 2020.

Con este apadrinamiento se crea un impacto en varias vías: se recupera el olivar de Oliete con todo el impacto medioambiental positivo que conlleva, se da trabajo a los agricultores y los productores locales de aceite y, como consecuencia de la puesta en marcha de ese motor económico, se da vida a este pueblo de Teruel. Y es que gracias este proyecto, construyeron en 2016 la primera almazara social, decorada con una obra de Boa Mistura, y evitaron el cierre del colegio de Oliete. Han creado 22 puestos de trabajo y cuentan con los chicos y chicas de ATADI (Agrupación Turolense de Asociaciones de personas con Discapacidad Intelectual) para las tareas de recuperación del olivar. También ha conseguido atraer a más de 15.000 personas que han acudido a conocer su olivo y disfrutar de un pueblo de Teruel con herencia íbera y mudéjar y una naturaleza que dejan sin habla. Quince mil personas (y subiendo) que pueden decir que ahora tienen un pedacito de pueblo.

 

Deja un comentario

Bitnami