Imagen destacada del artículo ¿Por qué recuperamos olivos?

¿Por qué recuperamos olivos en vez de plantarlos?

Con motivo del Día Mundial del Medioambiente hemos decidido celebrarlo compartiendo una serie de artículos sobre el tema. Probablemente alguna vez te hayas preguntado ¿por qué recuperamos olivos en vez de plantarlos o elegir otro árbol?

Los olivos, hoy en día parte de nuestra cultura, llegaron a España gracias a los Fenicios, Íberos y Romanos. Fueron ellos los primeros que vieron la importancia de este árbol y degustaron su maravilloso fruto, la aceituna.

En el pueblo de Oliete (Teruel) contamos con 100.000 olivos que tienen más de 300 años, fueron nuestros antepasados quienes motivados por los fenicios, íberos y romanos decidieron hacer crecer este majestuoso árbol que tanta sabiduría y simbolismo guarda para vivir del aceite producido con sus frutos. Sin embargo, el éxodo rural hace que lleven más de 50 años abandonados.

Recuperamos olivos porque sin cuidados el olivo desaparece

Puede parecer que sólo con plantar el olivo es capaz de crecer y producir fruto, nada lejos de la realidad.

Sin los cuidados necesarios el olivo es un árbol destinado a desaparecer. Clic para tuitear

Su peor enemigo junto con las plagas y sequías son los “Ramos”, también conocido como “chupones” o “chitos”.

¿Qué son los “chitos”?

Son ramas que nacen desde la base del tronco del olivo robando los recursos que el árbol debería destinar a sí mismo y a su fruto, la oliva. Ahogado sin aire ni luz, el árbol terminará convertido en un arbusto insano que finalmente se secará y morirá.

Imagen de un olivo con chitos y una de un olivo sin chitos

Diferencias entre un olivo recuperado y otro abandonado.

Cuando un olivo está abandonado está repleto de “chitos” que le impiden absorver los nutrientes necesarios tanto del suelo como del aire y sol. Esto hace que el olivo no tenga apenas capacidad de absorción de CO2 necesario para su crecimiento y desarrollo y por lo tanto no pueda dar frutos, es decir, aceitunas. Además, un olivo abandonado contribuye a la desaparición del biosistema, impulsando a que muchas especies de animales busquen otros hábitats.

Gracias a las tareas de cuidado siguiendo el ciclo del olivar un olivo abandonado puede recuperarse de nuevo, para ello necesita:

Cuando los cuidados se llevan a cabo, en nuestro caso gracias a padrinos y madrinas, empezamos a ver resultados rápidamente.

Al recuperar un olivo volvemos a poner en valor un bien paisajístico y natural. Conseguimos que el olivo pueda volver a ser capaz de obtener CO2 tanto del suelo como de la atmósfera que le permite crecer y desarrollarse, siendo uno de los mejores árboles en materia de absorción y colaborando así contra el cambio climático. Además de restaurar el biosistema propio de la zona y característico del árbol.

Para producir 1 Litro de Aceite de Oliva, un olivo capta entorno a 10 Kg de CO2 de la atmósfera, lo que significa que por ser padrino o madrina, estás consiguiendo que sólamente al fabricar tus 2 Litros de Aceite Virgen Extra se capten unos 20 Kg de CO2, sin contar las cantidades que absorbe en su desarrollo diario y el CO2 obtenido del suelo.

Si ya eres padrino o madrina, ¡enhorabuena, estás contribuyendo al planeta y reduciendo tu huella de carbono colaborando con una iniciativa que cambia la vida de un pueblo entero!

Si todavía no lo eres, ¡esta es una gran oportunidad para animarte a serlo!

_______________

Celia de la Hoz Sacasa
Responsable de comunicación y marketing de Apadrinaunolivo.org

Deja un comentario

Bitnami